Lucía llega hasta la última pista de su acosador: un teléfono móvil