Lucía, plantada por su admirador