Irene ha dejado medicina y lleva meses trabajando como modelo de manos