Carlos, borracho, a Lucía: “No puedo imaginar mi vida sin ti”