Sergio prefiere escribir su novela a pasar tiempo con Natalia