Alberto comienza de cero con Lucía: un ramo de flores y nada de serpientes