Covadonga sale a buscar trabajo…y vuelve con unos zapatos