Covadonga, arruinada, se quedará a vivir en casa de Sergio y Natalia