Maruchi: “La pasión que despierto en los hombres es una maldición”