Maruchi logra que Ernesto y Sonia se reconcilien… pero no el contrato de boda