Carlos, enamorado de verdad, no puede separarse de Rebeca ni un minuto