Rodrigo, ¡adicto al póker!