En el próximo capítulo: Rodri se siente como el Messi del póquer