Lucía aguanta las citas de cinco minutos con resignación