Maruchi se entera de que está arruinada: “¡Dios mío! ¡Somos pobres!”