Araceli, con los micros abiertos, se ríe de sus oyentes: “Están tarados”