El ‘mexicano’ no es un Don Juan: es un okupa que ha invadido la casa de Lucía