Aurelio, el entrenador personal, se come a besos a Lucía (literalmente)