Rodrigo, a Irene: “Bea y yo nunca fuimos a Londres, fue un plan de tu madre”