Lucía, loca de contenta porque ha perdido un kilo y medio