Sergio y Raúl, cara a cara