La cita ficticia de Lucía y Sergio acaba con un beso real