Irene y Rodrigo, más cerca que nunca...