Lucía y Sergio Feo, de celestinos