Maruchi se lamenta: “¡Mi marido tiene que tomar drogas para excitarse conmigo!”