Zabaleta y Maruchi, otra noche pasión