Natalia y Sergio, pasión en el despacho