La pesadilla de Lucía: ¡Carlos ha muerto!