Carlos, testigo de la pasión de Lucía y Víctor