Maruchi: “Dadme un diazepam, que estoy de los nervios por culpa de Irene”