Irene toma una copa con Carlos: “No hay mujer que te rechace”