La incómoda visita del padre de Rodri y su obsesión por la limpieza