Lucía recibe la primera pista de su acosador: una llave