Cristiano, el becario de la redacción