La madre de Zabaleta, una visita incómoda