Lucía abandona los vídeos de gatitos y la repostería para conocer a Moisés