Ramón González no puede olvidar la mirada de uno de los yihadistas