Josema Yuste, arrepentido: el sketch que no volvería a hacer