La confesión más dura de Ramón González: “Sólo pensaba que si me tenían que matar, que fuese el último”