La compasión de un soldado que no fusiló a Sánchez Mazas