La reflexión más profunda de María Teresa: ¿Cuáles son sus dos miedos principales?