El lado más personal de Eduardo Casanova: ¡Su casa parece un decorado de televisión!