Antonio intentó acabar con su sufrimiento con unas cuchillas de afeitar: "No aguantaba más"