Castle enloquece al descubrir que la víctima robó... "¡la lámpara de Aladino!"