Castle alucina al descubrir que la víctima no tiene cabeza