La policía de Nueva York sigue la pista de un asesino apodado ‘el fantasma’