Castle y Beckett encuentran una cámara de la víctima escondida en la cubierta superior