Así fue el romántico “tiempo muerto del tiempo muerto” de Castle y Beckett