Mafia, tequila y un escritor asesinado, el cóctel favorito de Castle está servido