Castle, a Beckett: “Si te dijera mi ingrediente secreto ya no me necesitarías”